Cesta

Inicio > Comprar Txakoli
message cinta
  • Directiva europea de ePrivacidad

    Con el fin de ofrecerte un servicio mejor, Euskolabeltienda usa cookies para gestionar tu autenticación, navegación y otras funciones. Al continuar navegando por el sitio, aceptas su instalación en tu equipo y el uso de las mismas.

    Si quiere saber más sobre las cookies, pulse este enlaceAcepto

Comprar Txakoli

El txakoli es un producto relacionado culturalmente con el País Vasco pero más especialmente con su zona costera por tener estas zonas unas condiciones climáticas y de suelo propicias para la producción de este tipo de vino.

El txakolí es un vino con un color amarillo característico de notable acidez, fresco y ligeramente espumoso.

Este preciado caldo se obtiene principalmente de dos variedades de uva: la Hondarribia Beltza que es una uva tinta y la Hondarribia Zuri siendo blanca. Llegado el otoño estos racimos de uva llegan a su punto óptimo de maduración cuando se ha llegado a un equilibrio entre los azúcares y la acidez.

Una vez realizada la vendimia se procede, ya en la bodega, al estrujado y prensado de las uvas para pasar después al desfangado que es la limpieza del mosto obtenido en los anteriores pasos.

Una vez obtenido el caldo se fermenta en barricas durante más o menos 15 días. Después de 10 días desde el final de la fermentación, se realiza el proceso conocido como trasiego, cuyo objetivo se centra en eliminar el nivel de sulfuroso libre.
Posteriormente se almacena y se embotella.

Dentro del País Vasco podemos encontrar 3 denominaciones de origen de Txakolí: el txakolí de Getaria, el Txakolí de Álava y el Txakolí de Bizkaia.


Por su tradición y producción costera el Txakolí es un producto reputado como uno de los acompañamientos más adecuados a la degustación de pescados y mariscos. Sus tres variedades, el txakolí de getaria, Txakolí de Bizkaia y Txakolí de Alava  se diferencian entre sí en a primera vista nimiedades pero que hacen de cada uno de ellos productos únicos y especiales.

El Txakolí de Getaria se elabora tradicionalmente en Getaria, Aia y Zarautz y actualmente en todo el territorio guipuzcuano. Dos variedades autóctonas, la Hondarrabi Zuri, que supone el 95% del viñedo, y la Hondarrabi Beltza, el 5% restante son las cepas con las que se produce el Txakolí de Getaria.  Pero su principal diferencia con las otras dos denominaciones de Txakolí es que el Txakolí de Getaria posee unas notas más carbonatadas, posee más carbono por lo que se trata de un txakolí más espumoso.

El Txakolí de Bizkaia es algo más tardío, al igual que el Txakolí de Alava. Por su proximidad a la climatología oceánica la vid, que en este caso también acogerá a la variedad Folle Blanche, se cultiva en suelos de media ladera resguardados de los vientos del norte.

El Txakolí de Alava se cultiva dentro de un entorno más seco que los dos anteriores permitiendo el cultivo de otras variedades, además de las autóctonas, como son la Petit Corbu o la Gros Manseng. Esta variación dota al Txakolí de Alava de una personalidad individual.

El vino Txakolí es un vino fundamentalmente blanco aunque también se produce,en menor cantidad, Txakolí tinto y rosado los cuales se conocen como “ojo de gallo”. El ojo de gallo producido en Bizkaia es especialmente importante debido a su calidad.

Pero no solo la producción y elaboración en el Txakolí desencadena diferencias entre las tres variedades, también influye la manera de servirlo.

Existen dos estilos de servir el Txakolí, el guipuzcoano y el vizcaíno. El Txakolí de Getaria al tener más carbono hay que romperlo como la sidra natural por lo que se  sirve tirándolo un poco alto. Sin embargo, el Txakolí vizcaíno se sirve como un vino más. El Txakolí vizcaíno se sirve en una copa de catar un poco cerrada y alta.

Hay que destacar que  el  Txakolí al ser un vino que no pasa más de 40 días en la barrica se debe degustar a lo largo de la campaña para así saborear al máximo sus cualidades.

El consumo del  Txakolí ha aumentado en los últimos años puesto que su manera de elaboración ha mejorado por lo que ahora y cada vez más se obtiene un Txakolí de mayor calidad tanto que hoy en día se puede poner a competir con un vino blanco internacional.